LMP: Lanzador del Año

Lanzadores LMPFaltan apenas 15 juegos para dar por concluida la temporada regular de la LMP, por lo que ya es hora de ir analizando los candidatos a los diferentes premios individuales. Vamos a empezar con uno de los más importantes: El Lanzador del año.

El lanzador del año se le otorga a quien consideren los votantes el mejor lanzador de la temporada. ¿Pero que significa ser el mejor lanzador? ¿El que tenga más victorias, más ponches o la mejor efectividad?

Para contestar esa pregunta hay que entender el trabajo un lanzador, el cual es evitar carreras. El Pitcher mientras esta en el montículo es el principal responsable de las carreras que logre anotar el equipo contrario, incluyendo también la ayuda (o a veces el detrimento) de la defensa detrás de él.

La Sabermetría, a través de las estadísticas, ha estudiado mucho el desempeño de los lanzadores tratando de hallar el aporte real del lanzador a su equipo, siempre intentando de aislarlo de la defensa que lo sostiene. Lo cual es difícil de hacer y todavía no se ha logrado un consenso completo de cómo hacerlo, sin embargo se han logrado varios avances, veamos algunos ejemplos:

Las victorias son siempre codiciadas por los lanzadores, pero las victorias son logradas colectivamente y existen demasiados factores externos que las condicionan: La ofensiva del equipo, el bullpen o la situación en la que eres llamado a lanzar. El líder en victorias, Javier Solano, al abrir para Mexicali, el equipo con la mejor ofensiva de la liga, ha recibido en sus 10 aperturas mayor promedio de carreras de apoyo (5.40) que otros lanzadores con menor efectividad como Nate Reed (2.54) que no pertenecen a equipos con ofensivas tan explosivas. No nos equivoquemos, Solano está teniendo una temporada extraordinaria, la mejor de su corta carrera, pero quizás atribuirle a él solo el record de 7-1 no sea del todo correcto.

Los ponches son buenos, es imposible argumentar que los ponches tengan algo negativo o que no dependan casi enteramente de la habilidad del lanzador. Pero no lo es todo, un lanzador puede liderar en ponches sin tener que dominar en otros reglones. O un lanzador puede tener más ponches que otro simplemente porque trabajo más entradas.

La efectividad también es importante, ella nos dice cuál ha sido el promedio de carreras limpias permitidas por un lanzador, que es lo que más debería importarle a un sabermetrico, ¿no? Bueno… casi: El problema con la efectividad es que recoge variaciones año tras año que generalmente no son explicadas a través del talento del lanzador, sino por el aporte de la defensiva del equipo o por la variabilidad del BABIP.

Dadas esas problemáticas, varias personas propusieron los DIPs (Defense Indepence Pitching) o estadísticas de pitcheo independientes de la defensa. La más famosa de las DIPs es el FIP el cual no es más que un estimador de las carreras que debería permitir un lanzador dado sus ponches, boletos, golpeados y cuadrangulares permitidos. El FIP es la base con la cual se calcula el WAR (Victorias sobre reemplazo) de los lanzadores en Fangraphs. Además, es mucho menos variable que él ERA y sirve para para proyectar mejor el rendimiento futuro de un lanzador, el problema es que ignora otras posibles habilidades de un lanzador: algunos pocos si tienen un dominio sobre su BABIP u otros tienen habilidad para dejar más frecuentemente corredores en las bases.

Por eso en Baseball Reference el WAR de los lanzadores si se construye en base a la efectividad ajustada al estadio y a la defensa del equipo. El método de Baseball Reference es mejor al largo plazo para estudiar la carrera completa de un lanzador y el método de Fangraphs es más eficiente generalmente para evaluar temporadas individuales.

En MLB vimos en el 2009 a Zack Greinke llevarse el Cy Young venciendo a 3 ganadores de 19 juegos, por dominar en la efectividad.

En 2010, vimos a Felix Hernandez recibir el premio con un record de 13-12, nuevamente por dominar en efectividad y ponches.

En 2014, vimos a Corey Kluber obtener los máximos honores a pesar de quedar atrás en efectividad pero superior en FIP a Felix Hernandez.

Y este mismo año tuvimos un gran debate entre Kershaw, Arrieta y Greinke. Kershaw dominaba en FIP y Greinke tuvo un ERA histórico, sin embargo los votantes al final apoyaron al de los Cachorros, que si bien no dominaba ninguna se encontraba de segundo en ambas entre los finalistas.

Esos ejemplos sirven para ilustrar como ha ido evolucionando el sistema de evaluación de los votantes en MLB respecto a una década atrás. Y nos trae de vuelta a nuestra interrogante original. Observemos las estadísticas de los lanzadores más destacados hasta ahora:

LMP: Lanzador del año

Solano, lidera la liga en victorias (W) y es 3° en ponches (SO). Ávila es líder en Salvados y la oposición apenas le batea para .205 (AVG). Miramontes es líder en efectividad. Eddie Gamboa lidera la liga en entradas lanzadas (IP) y en el grupo tiene la menor tasa de boletos y una efectividad nada despreciable. Reed, Soto y Gaxiola tienen números excelentes. Y aun así dejamos por fuera a lanzadores que también podrían tener argumentos como José Oyervides. Sin duda las estadísticas enriquecen la discusión. Lo importante es analizar todas las métricas en conjunto y no dejarse llevar únicamente por un solo numero.

La votación ahorita debería ser cerrada pero si la temporada terminara hoy, probablemente Javier Solano se encuentre una nariz adelantada sobre sus competidores, al tener buenos promedios de ponches, boletos y liderar en FIP. Ademas, si la regresión del BABIP se cumple, en sus últimas salidas debería bajar más su efectividad.

Pero todavía los demás tienen oportunidad y la diferencia se marcara en estas últimas 3 semanas. Sigan pendientes de la LMP y las demás ligas del Caribe, que lo mejor, está por venir….

Tadeo Varela es colaborador de Sabermétrico.com y PuroBeisbol.mx. Lo puedes contactar vía twitter a través de @TadeoVarela

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

Esta entrada fue publicada en Sabermetría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.