El efecto del parque en la pelota invernal dominicana

Las reglas del béisbol no definen claramente las dimensiones del outfield. En el libro de reglas del béisbol, cuando se refiere al terreno de juego, sólo determina las distancias mínimas para las cercas de los jardines (para estadios construidos a partir del 1 de junio de 1958), a saber: 325 pies desde el plato para las cercas sobre las líneas de foul derecha e izquierda, y 400 pies para la cerca del jardín central. Debido a esta libertad de reglas, observamos una gran diversidad de diseños en los diferentes estadios de béisbol profesional. Es claro que esta diferencia en las dimensiones de los parques afecta el desempeño de los jugadores, principalmente el número de cuadrangulares que se conectan en cada estadio. Pero no sólo el tamaño del outfield influye en el juego, sino que también debemos considerar otros factores como el tamaño del territorio de foul, que determina qué tan a menudo un bateador falla al conectar un elevado de foul (a menor terreno de foul, menor es la cantidad de outs por fouls dado que la bola sale del terreno y entra en las gradas más rápidamente), la elevación de las cercas alrededor del terreno de juego, y hasta el clima y la altura del estadio sobre el nivel del mar. Por todos estos factores oímos decir que el Coors Field, de los Rockies, es un estadio de bateo, mientras que el PETCO Park, de los Padres, es un estadio de pitcheo.

Este fenómeno no es exclusivo de las Grandes Ligas, también en nuestra pelota invernal dominicana existen diferencias debido a los estadios. De hecho, en la temporada pasada, en el estadio de los Gigantes del Cibao se dispararon 35 cuadrangulares, más de 10 por encima del estadio que ocupa el segundo lugar. La siguiente tabla muestra los jonrones por estadio:

Cuadrangulares por estadio, temp. 2009-2010

Equipo Estadio Total HR
Aguilas Cibao 23
Leones/Tigres Quisqueya 15*
Estrellas Tetelo Vargas 11
Gigantes Julián Javier 35
Toros Francisco Micheli 15
Total 113
*Los HRs del Estadio Quisqueya fueron divididos por 2, dado que el número está sesgado por tratarse de un estadio en  el que se celebran el doble de juegos que en los otros parques.

Esto no es sorpresa para nadie, ya que los fanáticos dominicanos han notado que el Estadio Julián Javier tiene fama de ser de bateadores (por esto no es extraño que 4 de los últimos 5 líderes en jonrones hayan sido jugadores de los Gigantes al final de la temporada).

Pero, ¿qué tanto de esto puede ser explicado por las dimensiones de los estadios locales? Veamos los tamaños de los outfields de la pelota invernal:

Dimensiones de los estadios, en pies

Equipo Estadio Jardín Izquierdo Jardín Central Jardín Derecho
Aguilas Cibao 335 385 335
Leones/Tigres Quisqueya 335 411 335
Estrellas Tetelo Vargas 335 385 333
Gigantes Julián Javier 335 385 330
Toros Francisco Micheli 330 390 330

¿No era esto obvio? Los estadios más pequeños son los mismos en los que se conectan mayor cantidad de cuadrangulares. Cierto. No es necesario un gran análisis para darse cuenta. Pero ya le hemos convencido de que existen diferencias entre los estadios. Ahora, ¿de qué nos sirve eso? Bueno, lo primero era reconocer que las diferencias son reales, lo siguiente es preguntarse si verdaderamente existe un efecto general del estadio sobre las estadísticas individuales.

Cada equipo juega la mitad de sus partidos en la ruta y la otra mitad en su casa, por lo que el estadio de su casa influye de manera significativa en los números totales de los jugadores. Entonces, si las estadísticas de los jugadores se ven afectados por los estadios de su casa ¿cómo podemos comparar peloteros que juegan en estadios diferentes?, o para decirlo de otra manera: ¿es justo ensalzar a un jugador porque conecte la mayoría de sus jonrones en el estadio de su casa, que es de los más pequeños?, ¿cuántos conectaría si jugara la mitad de sus juegos en un estadio más grande, seguiría siendo el líder, o quedaría rezagado a una cantidad promedio? Para esto, existe la estadística sabermétrica de factor de ajuste del parque (park adjustment factor), la cual abreviaremos como FAP.

El FAP busca corregir los números de un jugador, tomando en cuenta el parque de su casa, a los que observaríamos si jugara en un parque neutral o promedio. En las Grandes Ligas, donde existen grandes diferencias en las zonas geográficas en las que se encuentran los parques, se calculan factores de ajuste para cada estadística tradicional. En la República Dominicana, los estadios se encuentran relativamente cerca entre sí, por lo que las diferencias climáticas y geográficas resultan mínimas, así que calcular factores de ajuste para cada estadística sería un ejercicio banal e inútil. En RD básicamente, las diferencias resultan del tamaño de outfield y terreno de foul, por esto sólo mediremos los factores de jonrones (por razones obvias) y carreras totales (al final del día, son las carreras las que ganan los partidos, por lo que es útil saber qué tanto influye el estadio en el resultado del juego). La tabla siguiente muestra los factores de ajuste para cuadrangulares y carreras anotadas según estadio:

Factores de ajuste de parque para H4 y CA

Equipo Estadio FAP-H4 FAP-CA
Aguilas Cibao 1.045 1.020
Leones/Tigres Quisqueya 0.829 0.997
Estrellas Tetelo Vargas 0.611 0.841
Gigantes Julián Javier 2.500 1.209
Toros Francisco Micheli 1.235 0.974

Antes de seguir es importante señalar que, debido a las limitaciones de datos disponibles, sólo hemos considerado la última temporada para este análisis. Un examen más completo incluiría al menos 3 temporadas y normalizaría las diferencias con una regresión. Tenemos contemplado actualizar estos factores cuando tengamos suficientes datos disponibles.

Ya que hemos calculado estos factores de ajuste de parques, ¿cómo interpretarlos?. Un FAP-H4 mayor que 1 nos indica que en ese estadio se conectan más cuadrangulares que en un estadio neutral, mientras que un parque donde se conecten menos jonrones que en un estadio neutral resulta en un FAP-H4 menor que 1; lo mismo se cumple para FAP-CA.

Es bueno saber el efecto del parque sobre los números totales de los juegos que en él se celebran, pero, como comentábamos anteriormente, los FAP nos sirven para comparar el desempeño de los peloteros en un parque neutral. Así, ajustando los líderes en cuadrangulares para la temporada regular 2009-2010 por sus respectivos FAP tenemos:

Líderes en H4 con y sin ajuste FAP, temp. 2009-2010

Jugador Equipo H4 H4 ajustado
Juan Francisco Gigantes 11 4
Wilson Betemit Gigantes 8 3
Willy Mo Peña Tigres 6 7
Kevin Barker Aguilas 6 6
Gaby Sánchez Toros 4 3
Dionys César Aguilas 4 4
Luis Terrero Aguilas 4 4
Joel Guzmán Estrellas 4 6
Erick Almonte Gigantes 4 2

De tal manera que si Juan Francisco jugara en un estadio neutral sólo pegaría 4 jonrones, mientras que Willy Mo Peña vería su cantidad total incrementada a 7 y Joel Guzman a 6; pero queda a juicio del lector juzgar el mérito individual de cada jugador.

Los FAP-CA sirven para determinar la cantidad de carreras totales que se anotarían en un estadio neutral en comparación con las carreras realmente anotadas en cada uno de los estadios (HINT HINT, una ligera pista para los que se tiran).

Miguel Olivo es colaborador de Sabermetrico.com y lacornetademariano.com. Puedes contactarlo en m.olivo@sabermetrico.com.

Comments

comments

Powered by Facebook Comments

Esta entrada fue publicada en Sabermetría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El efecto del parque en la pelota invernal dominicana

  1. Juan Francisco a callado muchas bocas al disparar dos jonrones este año sobre la cerca de los 411 pies del estadio Quisqueya. Francisco como que ha mandado al carajo a esa fórmula aritmética, que puede que tenga su lógica. De todo modos sostengo, que al estadio Julián Javier hay que aumentarle las dimensiones en el outfield. Que destruyan la verja de jonrón de ese play la pongan más lejos.

  2. Pingback: ¿Es “Moneyball” posible en el Béisbol Invernal? | Sabermetrico™

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *